Tips para limpiar en seco tu bicicleta

Una bicicleta limpia siempre te hará sentir bien. El rendimiento de sus componentes y la conducción serán mucho mejor, lo más importante es reducir el desgaste de la bicicleta para evitar constantes idas a donde el mecánico. Si te preocupa la oxidación que puede ocasionar el agua en diferentes partes de tu equipo, te recomendamos intentar de vez en cuando una limpieza en seco.

 

Comienza por la cadena y el desviador

Para evitar realizer un trabajo inútil, se recomienda verificar si la cadena necesita ser reemplazada antes de comenzar a limpiarla. Las cadenas excesivamente estiradas acelerarán el desgaste del sistema de transmisión y disminuyenla eficiencia de pedaleo. Para su limpieza no es necesario utilizar “métodos antiguos” como el queroseno o desengrasantes industriales. La grasa que se encuentra la interior de la cadena es fácil de extraer. La mejor opción son los limpiadores de cadenas para bicicletas bastante comercializados, los de algodón sin pelusa son claramente unos de los mejores.

Primero rocía el desengrasante en la cadena y el trapo, envuélvelo con un trapo debajo y gira la manivela en la dirección opuesta. Posteriormente, podrás observar que se acumula bastante suciedad en el trapo. Si el trapo ya está demasiado sucio, puede enguajar y nuevamente seguir limpiando hasta que la cadena recupere su brillo.

En el proceso de limpieza de la cadena, se recomienda limpiar por completa el desviador y el disco dentado en el camino para evitar que la suciedad en estos componentes no contaminen la cadena. Finalmente, al limpiar, es necesario tener bastante precacución de no rayar ni maltratar ninguna parte.

 

Limpieza de piñones

Retira la rueda trasera y rocía el respectivo desengrasante en los cassetes de la bicicleta y en el trapo. Procura no utilizar disolventes como el queroseno, que afectarán al marco. Es necesario realizer este proceso con la rueda en posición vertical, inserta el trapo en el espacio del cassete y tira de él hacia atrás y adelante. Se recomienda cortar el trapo en tiras para aumentar la tasa de uso y ahorrar costos. Si sigue estando sucio, es posible que necesites más detergente y otro trapo.

 

Limpia el marco y las ruedas

Antes de limpiar el marco, retira las ruedas delanteras y traseras, retira todos los accesorios como medidores de velocidad, las luces, los bolsos, etc., retira las partículas grandes de suciedad o material extraña atascada en los huecos de las piezas y luego coloca los engranajes en la posición más baja, de modo que los diales delanteros y traseros y la cadena permanezcan flojos. Una vez finalizada la preparación, rocía la solución de limpieza de la bicicleta diluida en el cuadro y limpia bien todas las superficies con un trapo. Presta atención a la parte inferior de la horquilla delantera, al interior del triángulo trasero, a la quinta dirección, a la abrazadera, etc. Si hay un velocímetro se debe tener bastante precaución y un cuidado especial al limpiarlos. Usa el mismo método para limpiar la llanta, los radios y el cubo, y verifica si el neumático y el freno están incrustados con materiales extraños. Si se trata de un juego de ruedas de fibra de carbono, se recomienda que el juego de ruedas se seque por completo y luego se reemplace, de lo contrario, podría producirse un ruido anormal.

Después de la limpieza, aplica una cantidad adecuada de lubricante o grasa a la cadena y listo. Cuanto mayor sea la frecuencia de limpieza de la bicicleta, mejor será el rendimiento de todas las piezas y menor será el costo de reparación, mantenimiento y reemplazo de los componentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.